Me sorprende la polvareda que se ha montado sobre la incorporación al trabajo de Soraya Sáenz de Santamaría. No quiero entrar aquí sobre su decisión personal que al ser personaje público tiene especial importancia como modelo simbólico en la sociedad.

Quiero centrarme en por qué siempre focalizamos en las mujeres. ¿ Por qué no levantamos polvareda cuando un político es padre y al día siguiente está en su trabajo, no se coge baja alguna….? ¿por qué no cuestionamos modelos masculinos que son los que muchas mujeres toman como referentes (lamentablemente) de igualdad? y convierten a la igualdad, en no pocos casos, en lo peor que nos ofrece el patriarcado?