> Violencia de género > Prevención de la violencia contra las mujeres

Prevención de la violencia contra las mujeres

Lunes 1ro de mayo de 2006, por Mayte Márquez González

Descargar en formato PDF convertir a PDF  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir

Documentos adjuntos


Artículo publicado con la autorización de la autora para Ciudad de Mujeres


Presentación de la Unidad didáctica

Cuando indicamos como objetivo prioritario de la Unidad la prevención, nos referimos a la pretensión de propiciar a través de la misma una reflexión acerca de hábitos, valores, juicios y preconceptos tópicos y sexistas acerca de hombres y mujeres, sus cualidades, relaciones y vivencias; pretendemos también cambiar normas, actitudes, valores sociales y comportamientos, que tienen un marcado sexismo en su configuración.

Consideramos sexista la polarización de las conductas de hombres y mujeres en dos direcciones diferenciadas, confrontadas y jerarquizadas, en detrimento absoluto de las mujeres.

La escuela reproduce los valores sociales dominantes y la sociedad contiene multitud de aspectos de índole sexista que, por su profundo arraigo en las mentalidades y las políticas, se perpetúan también a través de la educación. La importancia del papel que desempeña la educación, en la conformación de las personas, nos lleva a plantear la necesidad de que ésta responda de forma real a los principios coeducativos.

Entendemos la coeducación como una filosofía de la educación que parte de la consideración de que esta sociedad es discriminatoria para las mujeres, que rechaza esta discriminación en todos los ámbitos donde se plasme, que pretende una sociedad igualitaria, y que piensa que, para avanzar hacia esa sociedad, además de otras muchas cosas, es importantísima la educación, la conformación de las personas desde que nacen, como personas, independientemente de su sexo, sin estereotipos ni roles preestablecidos.

Una educación integral que recoja los elementos positivos que hombres y mujeres hemos desarrollado y los integre en un proyecto educativo igualitario para alumnas y alumnos. Estamos hablando, en definitiva, de actitudes, de organización de los centros, de contenidos, de orientación escolar, de materiales didácticos, de presupuestos ideológicos implícitos en el lenguaje, etc.

Hablamos de aprender sobre la resolución de conflictos de forma no violenta. En buena medida la violencia se aprende, sobre todo, observando modelos significativos. Como también se aprende la agresión y en ciertos contextos se ve como la mejor forma de defender los propios derechos o de solucionar los conflictos. De ahí la importancia de que la educación no-violenta, impregne el currículum.

Insistir en que, es en las sociedades más sexistas, en las que se ejerce en mayor grado la violencia contra las mujeres y que el sexismo se puede y se debe atajar también desde la escuela, ya que entre las funciones del sistema educativo se encuentra tanto la transmisión de conocimientos como la reflexión acerca de los valores y principios que orientan la convivencia en las sociedades democráticas.

A este respecto conviene recordar el Título preliminar del Art. 2 de la LOGSE «La actividad educativa se desarrollará atendiendo a los siguientes principios: c) La efectiva igualdad de derechos entre los sexos, y el rechazo a todo tipo de discriminación y el respeto a todas las culturas.»

(Continúa en el PDF)


Palabras clave


mieux vu avec Firefox