> Feminismos > Prostitución > Prostitución en Latinoamérica *

Prostitución en Latinoamérica *

Domingo 14 de marzo de 2010, por Silvia Cuevas-Morales

Descargar en formato PDF convertir a PDF  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir



Ver en línea : Blog de Silvia Cuevas-Morales

“La explotación sexual es un vehículo para el racismo y la dominación del “primer mundo”, que victimiza de manera desproporcionada a las mujeres del “tercer mundo”. Coalición en contra del tráfico de mujeres CATW.

Cada día miles de mujeres y niñas traficadas desde los países del llamado “tercer mundo” engrosan las listas de víctimas de la trata de personas. Mujeres y niñas que son transportadas como objetos de un lugar a otro con un solo fin: ser explotadas como mercancía sexual y llenar los bolsillos de los mafiosos que se aprovechan de la difícil situación en la que se encuentran.

En Latinoamérica cada país tiene sus índices de incidencia pero todos tienen en común una cosa – en la gran mayoría de los casos las víctimas son del sexo femenino y los que abusan de ellas son mayoritariamente del sexo opuesto - “clientes”, dueños de burdeles, proxenetas, etc. Sólo en España se contabilizan unas 12.000 mujeres de América Latina ejerciendo la prostitución. Según el Informe de 2005, elaborado por la Guardia Civil, en el 2004 eran 10.905 las mujeres de este continente que ejercían en España, y en el 2005, 12.180, lo que suma un porcentaje total del 58.45% y del 60.79% respectivamente sobre la totalidad de mujeres prostituidas en el estado Español [1].

De acuerdo a los datos proporcionados por ese informe sobre las mujeres extranjeras identificadas en clubes de alterne, en el 2004 eran 3.789 brasileñas; 2.876 colombianas; 1.391 paraguayas; 1.157 dominicanas; 581 ecuatorianas; 191 cubanas; 165 bolivianas; 378 venezolanas; 160 uruguayas; 134 argentinas; 27 peruanas; 18 panameñas; 17 chilenas; 9 costarricenses; 6 salvadoreñas; 3 mejicanas y 3 hondureñas. En el 2005 se identificaron 5.015 brasileñas; 2.388 colombianas; 1.296 paraguayas; 1.372 dominicanas; 558 ecuatorianas; 150 cubanas; 144 bolivianas; 779 venezolanas; 140 uruguayas; 182 argentinas; 49 peruanas; 28 panameñas; 16 chilenas; 34 costarricenses; 8 salvadoreñas, 4 mejicanas; 15 puertorriqueñas y 2 guatemaltecas.

Como podemos constatar son miles las latinoamericanas que ejercen la prostitución en España y a estas cifras habría que añadir miles más que no han sido identificadas por la Guardia Civil, así como aquellas que se ven obligadas a venderse en cuerpo y alma en sus propios países y en países vecinos. Según la CIA, unas 50.000 personas son anualmente traficadas para ejercer como esclavas sexuales sólo a los Estados Unidos, de éstas, 15.000 son latinoamericanas [2].

En casi todos los países la prostitución está en un limbo legal, aunque algunas naciones declaran ilícitos los burdeles, o el proxenetismo, no se pronuncian a nivel legal sobre el ejercicio de la prostitución. Parece que las mujeres adultas no preocupan tanto a los gobiernos que sí legislan en lo referente a la prostitución de menores y combaten la trata, pero de momento se han implantado muy pocas iniciativas gubernamentales tendentes a concienciar a la población sobre esta terrible tragedia. Debido a las restricciones impuestas al turismo sexual en algunas partes de Asia, como por ejemplo en Tailandia, Centroamérica está convirtiéndose en el nuevo destino para el turismo sexual. Latinoamérica parece ser una fuente inagotable de “recursos” para las redes de traficantes que “exportan” su mercancía hacía los países “desarrollados”.

¿Cómo es la situación en los países de procedencia? En términos generales podemos aducir que en casi todos los países, la prostitución tiene más o menos el mismo estatus legal que en España. Su ejercicio no es legal ni ilegal aunque sí se persigue la trata de personas, la prostitución de menores, el proxenetismo, y en algunos países los burdeles han sido declarados ilegales. Los modus operandi de las redes siguen el mismo patrón de engaño y fraude para coaccionar a sus víctimas aunque en algunos países el secuestro de niñas se está incrementando, especialmente en México, Colombia y Argentina.

Haciendo un breve repaso a algunos países latinoamericanos y caribeños vemos que en la actualidad hay unas 50.000 mujeres de la República Dominicana que ejercen la prostitución a nivel mundial; el grupo más grande tras Tailandia, Brasil y Las Filipinas. Sólo en Holanda alrededor de un 10% de los 500-600 visados expedidos cada año son para la prostitución. [3]. Las mayores concentraciones de mujeres dominicanas prostituidas se encuentran en Austria, Curaçao, Alemania, Grecia, Haití, Italia, Holanda, Panamá, Puerto Rico, España, Suiza, Venezuela y las Antillas.

En lo que respecta a Argentina, este es un país de tránsito y de destino para las mujeres y menores traficados para su explotación sexual. La mayoría de las víctimas nacionales son trasladadas desde zonas rurales a urbanas. Asimismo, las redes que operan en la zona usan Argentina como país de tránsito para mujeres y niñas que luego serán explotadas en Chile, Brasil, México, España y Europa occidental [4]. A su vez, las redes trafican con mujeres y menores principalmente de Paraguay, Brasil y la República Dominicana que son introducidos en Argentina para ser sexualmente explotados. Según algunas fuentes, Argentina es uno de los destinos favoritos de los pederastas de Europa y Estados Unidos [5]. Varias asociaciones feministas argentinas han denunciado esta situación y este año han lanzado la campaña “NI UNA MUJER MÁS VÍCTIMA DE LAS REDES DE PROSTITUCIÓN”. En su llamamiento denuncian que “en Argentina cientos de mujeres y niñas son secuestradas y desaparecidas por redes de proxenetas y muchas han sido asesinadas” [6]. Ante este problema recientemente la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría el proyecto de ley que penaliza la trata de personas para fines de explotación tanto sexual como laboral. La norma, que había recibido luz verde del Senado en 2006, considera delito federal ese sistema de explotación sexual y prevé condenas que van de tres a quince años de cárcel [7].

En otro país vecino, Brasil, vemos y así lo constata Naciones Unidas, que las brasileñas son las principales víctimas del tráfico de personas. En su mayoría se trata de mujeres de entre 18 y 30 años que sueñan con un futuro mejor en Europa y acaban siendo explotadas en burdeles y clubes de carretera. La prostitución infantil también arroja estadísticas aterradoras. Según un informe de la ONG Jubilee Action se estima que alrededor de 2 millones de niños y niñas brasileños de 10 a 15 años han sido obligados a ejercer la prostitución [8]. En Brasil la prostitución no es ilegal pero sí lo es operar en burdeles, explotar a menores, alquilar dependencias para el ejercicio de la prostitución y también se penaliza el proxenetismo. Sin embargo, las autoridades calculan que son miles las mujeres y adolescentes traficadas, tanto a nivel nacional como internacional. Diversas ONGs calculan que unas 75.000 mujeres y niñas, muchas de ellas víctimas de la trata, ejercen la prostitución en otros países latinoamericanos, los Estados Unidos, Japón, Europa y el Medio Oriente [9]. También hay informes que apuntan a redes que introducen a estas mujeres en Europa a través de Portugal.

En Colombia existen dos tipos de redes de prostitución, las que funcionan con mujeres dentro del país o en su región, enviando mujeres a Venezuela, Ecuador y Panamá, y otras que se dedican exclusivamente a abastecer de mujeres los mercados de España, Inglaterra, Alemania, Bélgica y los Estados Unidos. También existe una larga tradición de mafias colombianas que colaboran con las mafias japonesas – jakuzas [10]. En 2001, se estimaba que unas 35.000 mujeres eran traficadas desde Colombia cada año, y cerca de 500.000 mujeres y niños trasladados fuera de Colombia eran obligados a prostituirse o trabajar como esclavos [11]. A nivel legal, Colombia prohibe toda forma de tráfico de personas y su ejercicio puede acarrear penas de entre 13 a 23 años de cárcel. En el 2007 las autoridades llevaron a cabo 182 investigaciones en contra del tráfico, comparado con tan sólo 49 investigaciones en el año previo. Las autoridades también colaboran a nivel internacional con los gobiernos de Costa Rica, Panamá, Hong Kong, Japón, China y Tailandia, entre otros [12].

Según el informe de la Guardia Civil citado anteriormente, 1.391 mujeres paraguayas fueron identificas en burdeles españoles. Haciendo un repaso a la situación de Paraguay, descubrimos que este país es principalmente un país de origen y tránsito para mujeres y menores que son traficados para su explotación sexual. Las víctimas paraguayas son trasladadas a Argentina, Brasil, Bolivia, España e Italia. En datos recientes se ve un alarmante aumento en la captación de menores que son trasladados desde zonas rurales a centros urbanos. Según la OIT los traficantes obligan a los niños, localmente llamados “taxi boys”, a prostituirse como personas transexuales. También informan que algunos de estos niños están siendo trasladados a Italia. Desde 1997 Paraguay prohibe el tráfico internacional pero el tráfico nacional de adultos no estaba específicamente prohibido hasta ahora. Este año han aprobado una ley que se aplicará a partir del 2009 que sí prohibe todas las formas de tráfico de personas de cualquier edad [13].

En Chile el ejercicio de la prostitución no está tipificado como delito, pero la ley dicta que “quien habitualmente o con abuso de autoridad o confianza promueva la prostitución” será castigado con penas de 5 a 20 años de cárcel (Art. 367). El “Estudio exploratorio sobre trata de personas con fines de explotación sexual en Argentina, Chile y Uruguay”, realizado por la OIM, establece que la esclavitud sexual afecta a unos 2,4 millones de personas en Latinoamérica, la mayoría mujeres y niñas. Aunque Chile sigue siendo principalmente país de destino y en menor medida de origen y tránsito, se ha convertido en un corredor para el “lavado” o “blanqueamiento de rutas” con destino a otros países como EEUU, España, Japón, México y El Salvador. La trata internacional constituye un 77% y es mayor que la trata interna - 23%. Las víctimas identificadas son argentinas - 37%, peruanas - 22%, colombianas - 21%, chilenas - 13%, y chinas, brasileras, ecuatorianas y dominicanas - 1% [14].

En otros países de la zona, la historia se repite, Costa Rica, México, Paraguay, Bolivia, Perú, etc. En todos las mujeres están siendo prostituidas y llevadas de un lugar a otro, desde zonas rurales a la capital y luego a otros países. Como bien sabemos la prostitución de mujeres se ha convertido en un negocio que mueve billones de dólares. En cada país se repite la historia de mujeres que en un intento por escapar de la pobreza son captadas por mafiosos cuyo único fin es lucrarse con la explotación de sus cuerpos vendiéndolas como mercancía. Ya basta de que los países más ricos se sigan nutriendo de los más pobres, ya basta que el “primer mundo” se siga lucrando gracias a la vejación de miles de mujeres de los países más necesitados. Es hora de que todos los gobiernos unan sus esfuerzos y no solo legislen para luchar contra la trata, también es necesario legislar para ilegalizar el ejercicio de la prostitución. Hasta que esta práctica no se convierta en delito, las mafias seguirán existiendo porque es un negocio sumamente lucrativo. ¿Cómo es posible que la venta de mujeres para el consumo sexual siga siendo legal en el siglo XXI? ¿Cómo podemos erradicar la violencia hacia las mujeres cuando nuestros compañeros y legisladores siguen mirando para otro lado? Como bien dice el lema de la Plataforma por la Abolición de la Prostitución: “La prostitución no es un trabajo, ni una actividad como otra cualquiera. Regular la prostitución es legitimar la violencia contra las mujeres”.

* Artículo publicado en Revista "Maginaria", editada por la Delegación de la Mujer del Ayuntamiento de Sevilla

Notas

[1] Informe sobre trata de seres humanos elaborado por la Guardia Civil, 2005.

[2] “Dynamics of Prostitution and Sex Trafficking from LA into the US”. Charles M. Goolsby.

[3] “Trafficking in Women From the Dominican Republic for Sexual Exploitation”. IOM, Junio 1996.

[4] U.S. State Department - Trafficking in Persons Report, June, 2008.

[5] “Global law to punish sex tourists sought by Britain and EU”, The Indian Express, 21 November 1997

[6] Noticia publicada en APRAMP www.apramp.org

[7] El Clarín, 10 de abril 2008.

[8] Informe con datos de ARBRAPIA, publicado en www.jubileeaction.co.uk/repo...

[9] Concluding Observations of the Committee on the Rights of the Child, 2004.

[10] Radhika Coomaraswamy, UN Special Report on Violence Against Women, Gustavo Capdevila, IPS, 2 April 1997, publicado en CATW.

[11] International Organization for Migration, “New IOM Figures on the Global Scale of Trafficking”, Trafficking in Migrants, no. 23 (April 2001): 3.

[12] U.S. State Dept Trafficking in Persons Report, June 2008. www.gvnet.com/humantrafficking

[13] U.S. State Dept Trafficking in Persons Report, June 2008

[14] “Estudio exploratorio sobre trata de personas con fines de explotación sexual en Argentina, Chile y Uruguay”. 2006, OIM, Organización Internacional para las Migraciones.



mieux vu avec Firefox